Etiquetas

,

Dioscórides ya habla del poder resolutivo y emoliente de la raíz de malvavisco.

Actúa favorablemente en toda inflamación e irritación.

Se recomienda en las afecciones de bronquitis, gripe y calmante de la tos irritada.

Asociada a la amapola y al gordolobo tiene una potente acción pectoral y béquina.

USO EXTERNO: Como emoliente y resolutivo para úlceras, abcesos, forúnculos.

Gargarísmos en anginas y abcesos de la boca.

Colutorio para la inflamación de las encías.

(Sacado del libro “La Herboristeria Familiar” AQUILEA)

Anuncios