Truco:

Distribuye por el armario pequeños trozos de tiza; ésta se encargará de absorverla por completo. Inténtalo también colocando unas bolsitas de tela llenas de arroz. Increible.

Anuncios