Etiquetas

Truco:

El áloe Vera es un excelente limpiador y antiséptico natural que penetra fácilmente en la piel y en los tejidos.

Cuando tenemos una quemadura producida por el sol o por algún tipo de aceite hirviendo etc.. Un remedio muy bueno es coger una hoja de áloe partirla por la mitad y extenderla sobre la quemadura, esto debe de repetirse con frecuencia porque las quemaduras adsorben toda el agua de la piel y la del áloe con rapidez por eso hay que volver a utilizarlo de 3 a 4 veces al día hasta que la quemadura desaparezca.

Es una planta que actúa como acelerante de la curación de llagas y heridas, fantástico anestésico, calmando el dolor.

Lo puedes encontrar en distintas formas; en gel, cremas y pastillas.

 

Anuncios